La importancia de emprender y pedir ayuda.

En el artículo anterior vimos que caminar, igual que emprender en equilibrio y pedir ayuda cuando lo necesitas es la única forma de disfrutar del camino.

Si no lo has leído PINCHA AQUÍ y empieza por allí para que entiendas mejor este artículo.

Ahora vamos a seguir con la historia de mi aventura nocturna donde entenderás

  • por qué improvisar no siempre es una buena práctica
  • y la importancia de pedir ayuda y aprovechar la experiencia de los que ya conocen el camino que tú quieres recorrer.

Por qué improvisar no siempre es una idea genial

Como te contaba mi plan “Equilibrio” fue todo un éxito…

Caminar con peso en la espalda y con el apoyo de un sólo bastón me estaba generando dolor de espalda.

Afortunadamente encontré una rama de un árbol caída lo bastante alta y resistente para usarla de segundo apoyo y así lograr el equilibrio que haría que el dolor de espalda desapareciera.

Hasta aquí genial! Sin embargo la alegría tenía una contrapartida un poco más oscura.

Mientras caminaba entre piedras y arbustos, un pequeño traspiés hizo que tropezara con mi “bastón improvisado” con tan mala pata que una de las astillas del palo rozó fuertemente con mi pierna y me hizo un corte no muy profundo pero sí doloroso.

¡Ayyyyy, con lo bien que iba!

¡Qué mala suerte! pensé al principio… o buena suerte… nunca se sabe 😉

Afortunadamente con la ayuda del guía, un poco de agua y clorixidina  pude proseguir el camino, y además con dos grandes aprendizajes…

“Lo improvisado te sirve una vez y hasta puede ser divertido pero

no lo conviertas en un hábito porque tiene sus riesgos”.

Y por otro lado…

“Caminar acompañada igual que emprender y pedir ayuda,

es básico para llegar a donde tú quieres”.

ya lo decía el sabio Confucio.

emprender y pedir ayuda - esperanza sanchez

¿Sabías que emprender y pedir ayuda a los expertos te ayuda a dormir mejor?.

Al llegar a la cima de la montaña, vaciamos las mochilas y lo dejamos todo listo para que justo después de cenar pudiéramos tumbarnos a disfrutar de la lluvia de estrellas.

Hasta las 2 de la madrugada (cuando caí muerta de sueño) logré ver 15 estrellas! Guau! todo un récord teniendo en cuenta que algunos compañeros sólo vieron 5 ó 7.

A las 6 am ya estaba despierta viendo el amanecer. Otro momento culminante que compensaba lo vivido.

Sin embargo, entre las estrellas y el amanecer, viví otra experiencia que me aportó otro grannn aprendizaje.

pide ayuda y dormirás mejor - esperanza sanchez

Las 4 horas que dormí fue en tramos de 30-40 minutos y cada vez que me despertaba tenía que cambiar la postura intentando buscar que el suelo no pareciera tan duro.

¡Bueno, la aventura lo merecía!

Sin embargo, por la mañana, hablando con el guía, descubrí algo que me dejó alucinada.

No es lo mismo dormir en una zona rocosa sobre una fina esterilla, que era mi caso… (¡y eso que pensaba que iba preparada!, jaja,) que hacerlo sobre un colchón hinchable (que era lo que llevaba él).

Sobre todo porque además de permitirle dormir blandito, descansar y disfrutar la noche, una vez plegado ocupaba y pesaba como ¡¡6 veces menos que el mío!!.

¡¡Ahhhhhh…no lo podía creer!! jajaja, bueno, es lo que tiene la experiencia.

Mi conclusión fue: ¡Aprovecha su experiencia la próxima vez y pregunta antes de salir de casa!.

El tema es que a pesar de ser novatos actuamos como si lo supiéramos todo, y nos aventuramos con la confianza de ir resolviendo lo que surja por el camino.

Y como digo eso está bien para casos extraordinarios, pero si te gusta la montaña al final terminas preparándote lo mejor que puedes.

Pues lo mismo pasa en la vida y en el emprendimiento. Aprender de nuestros errores y sobre todo aprovechar la experiencia de los que ya conocen el camino que tú quieres recorrer, es algo que te ahorrará mucho dinero, tiempo y quebraderos de cabeza.

Además de que si caminas sola es más probable que te pierdas o no llegues a la meta.

Y eso es lo que le sucede a muchas madres y mujeres emprendedoras (y a los hombres también, por supuesto).

Las estadísticas son contundentes y son prácticamente iguales en todo el mundo, aproximadamente el 75% de los emprendedores que empiezan cada año no llegan a los primeros 2 dos años de vida y del 20% restante, solo un pequeño porcentaje llega al 5º año y aún un menor porcentaje llega a los 10 años.

El problema es que nos cuesta horrores pedir ayuda y aprovechar la experiencia de los expertos, por una lado por la necesidad de demostrar que sí somos capaces y por otro lado porque nos conecta con nuestra vulnerabilidad, como si preguntar o pedir ayuda significara “yo no puedo o no soy capaz”.

Cuando en realidad… pedir ayuda significa: “No sé. Enséñame”. 

pedir ayuda te permite llegar a la meta - esperanza sanchezEse ha sido uno de mis mayores aprendizajes en la montaña y en mi emprendimiento.

Durante mucho tiempo intenté hacer las cosas por mí misma, y lejos de crecer o sentirme satisfecha, sólo me sentía agotada y cada vez más perdida.

Además de perder mucho tiempo y dinero.

Bueno, hoy sé que nada de eso ha sido una pérdida sino una experiencia y una inversión para mi crecimiento.

Pero cuando me di cuenta de que era mejor emprender y pedir ayuda, y así dejarme guiar por los que ya sabían, todo fue más fácil y más rápido.

Sobre todo cuando tu deseo es vivir de lo que te apasiona y sabes que no quieres pasarte la vida probando y luchando, sino disfrutando y compartiendo tus talentos.

Por lo tanto, ya sabes, si aún no has empezado a emprender o las cosas no están saliendo como te gustaría, déjate siempre guiar por los expertos que ya pasaron por ahí y lograron lo que tú deseas.

Pues eso puede marcar la diferencia entre abandonar tu emprendimiento o hacer realidad tus sueños.

Ahora bien, y éste es otro aprendizaje que puedes sacar de este artículo, por la diferencia entre la felicidad que muestran las fotos y la historia que hay detrás que nadie te cuenta.

No te dejes llevar nunca por las apariencias, investiga y conoce bien a tus mentores, pues las imágenes y lo que te dicen no siempre es coherente con lo que hay detrás.

Bueno, ya conoces mi historia, ahora me gustaría leerte a ti. Déjame tu comentario y dime…

¿Eres de las que le cuesta pedir ayuda y prefiere hacerlo todo sola y aprender a base de errores y golpes, aunque te cueste más tiempo? 

¿o prefieres pedir ayuda y avanzar más rápido disfrutando de lo que haces?

Compártelo en los comentarios y así ayudarás también a otras mujeres.

Y si tienes claro que emprender con el apoyo de un guía o un mentor, es justo lo que necesitas para disfrutar, crecer y vivir de lo que te apasiona,  apúntate al Entrenamiento Gratuito de “El Sueño de tu Vida” que empieza el 15-10-20. Sólo PINCHA AQUÍ.

Feliz día y recuerda…

Emprender no es una profesión, sino una transformación personal que empieza trabajando en tu SER.

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.