Oda a la Madre Emprendedora “quiero pero no puedo”.

Soy una madre emprendedora y… emprendo para  volar pero no despego.

Emprendo para ser libre pero me siento perdida y confusa.

Emprendo para sentirme útil, capaz, feliz y realizada, pero me siento estancada, frustrada, perdida y enojada.

Emprendo para hacer algo por y para mí pero me saturan las responsabilidades y no sé decir NO.

Emprendo para ayudar a los demás y  dejar mi huella en el mundo, pero me siento un bicho raro y no dejo de compararme y pensar siempre que los demás son mejores.

Emprendo para brillar y compartir lo que sé, pero me siento pequeña, tengo miedo al qué dirán y que no valoren lo que ofrezco.

Emprendo para influir y ser un buen ejemplo  pero no sé por dónde empezar, ni si lo que hago estará bien.

Emprendo para ser dueña de mi tiempo pero en mis prioridades siempre hay otras personas o cosas antes que yo.

Emprendo para vivir haciendo lo que me gusta, pero siento que no sirvo para llevar adelante un emprendimiento y hacerlo rentable.

Emprendo para sentirme útil y aportar a la economía familiar, pero me cuesta hacer clientes,  hablar de mi proyecto, ponerle precio y trasmitir todos los beneficios de mi producto.  

Emprendo porque necesito saber que puedo y sentirme realizada, pero me siento insegura y  me hundo cuando no confían en mí o me dicen que pierdo el tiempo.

Emprendo para  trabajar desde casa, encargarme de la crianza de mis hijos y no dejarlos con nadie, pero no logro organizarme ni priorizar como que debería, al final paso el día enfadada, desbordada y agotada.

Emprendo para no depender  de nadie, sentirme libre y poder gastar sin culpa,  pero me hundo cuando me esfuerzo muchísimo y los resultados no llegan.

Emprendo para que no me manden, pero me muero de miedo cuando me encuentro sola y tengo que tomar decisiones.

Emprendo para vivir y  ya no más sobrevivir, pero la negatividad que ronda mi cabeza me cansa y me enferma.

Emprendo para demostrarme y demostrar al mundo que sí puedo pero siempre dudo si lo estaré haciendo bien y si debería continuar o mejor renunciar y buscar un trabajo seguro.

Emprendo para dar forma a mis ideas pero empiezo mil y dejo mil y una.

Emprendo para compartir mis talentos pero tengo miedo a equivocarme, al qué dirán y a exponerme.

Emprendo para disfrutar mientras trabajo pero encuentro demasiadas tareas que me dan miedo o no sé hacer.

Emprendo para crecer, compartir y trabajar en equipo, pero me cuesta delegar y no llego a todo.

Emprendo para levantarme con ilusión pero escucho los comentarios que vienen de fuera y me hundo.

Esta es la historia de muchas madres emprendedoras (también fue la mía hace un tiempo) que se levantan cada mañana con ganas de comerse el mundo pero viviendo una realidad muy diferente a lo que habían imaginado.

Buscan información y orientación, pero terminan saturadas y confundidas, sin saber si deben continuar o renunciar, porque persistir cuando estás sola y no sabes si vas por buen camino es realmente complicado.

Si tú eres una de estas mujeres, que quiere volar pero no despega, si tienes dudas al respecto y sientes que por aquí están los retos que tienes como madre emprendedora…

Apúntate a mi masterclass “3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos” en https://www.esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

En esta masterclass vas a descubrir
-Qué te impide arrancar o empaquetar tus conocimientos para poder vivir de lo que te apasiona.
-Qué hace que seas capaz de promocionar a otros pero te cuesta hablar de ti y de tus productos y servicios.
-Por qué trabajas mucho pero no logras los clientes y los resultados que necesitas.

Sinceramente creo que hacen falta más madres en el mundo que puedan ganarse la vida trabajando en lo que les apasiona y lo que mejor saben hacer, porque cuando lo hacen se convierten en un faro que ilumina la vida de sus hijos y de todos los que las rodean.

Si tú eres una de ellas, tienes derecho, pero también la responsabilidad contigo misma y con el mundo, de vivir tu sueño.

Y ya sabes para que puedas llegar muuuuy lejos, camina siempre acompañada.

Adelante, apúntate a esta masterclass, es la oportunidad perfecta para descubrir qué te detiene, cómo avanzar con tu proyecto y empezar a brillar.

Además si también deseas conocer y compartir tus experiencias y aprendizajes con otras madres que se sienten igual que tú, pide acceso a nuestro grupo privado de Facebook “Madre Emprendedora Libre y Feliz”.

Te veo dentro.

Ah y recuerda compartir y darle “me gusta” a este artículo para que podamos ayudar a muchas madres que se sienten solas y perdidas.

Gracias de mi parte y de parte de ellas.

 

¿Quién es más feliz: el que vive solo o en pareja?

El refrán, “”más vale solo que mal acompañado”, no solemos ponerlo en práctica, y la prueba está en todas las personas que viven en pareja, que no son felices, pero tampoco se atreven a hacer cambios por miedo a quedarse solos. Entonces ¿quién es más feliz, el que vive solo o en pareja?

Lo irónico de este asunto es que a menudo el que tiene pareja añora su soledad, y  el que está solo piensa que estaría mejor si tuviera una pareja para compartir su vida.

Será porque no valoramos lo que hay a nuestro alrededor, o porque nunca estamos contentos con lo que tenemos. 

Eso parece, pero en realidad lo que sucede es que en ambas situaciones se repite el mismo patrón:

1-el que tiene pareja pero no es feliz, es porque no sabe darse a sí mismo lo que desea, vive por y para el otro y se olvida de sus sueños y necesidades. Y esto sucede porque cree que si no cuida del otro, si no sacrifica sus deseos por el bien de la pareja, el otro no lo querrá y se marchará.

2-Por otro lado, el que está solo y no es feliz, es porque sigue sin entregarse a sí mismo lo que necesita,  cree que otra persona se lo daría y desperdicia su vida esperándola. Es decir, busca afuera lo que cree que no tiene adentro. vivir solo o en pareja

Realmente lo interesante no es descubrir si es mejor vivir solo o en pareja, sino entender por qué siempre pensamos que lo bueno está al otro lado.

Por lo tanto mi mayor consejo es que aprendas desde dónde estás sin esperar a que cambie tu estado para empezar a ser feliz.

Es decir, si tienes pareja, valora esa situación y mírate en él o en ella aplicando la ley del espejo para descubrir tus carencias.

 Y si estás solo, disfruta de tu soledad, empieza a hacer cosas por ti, e igualmente aprende con el espejo, aplicándolo a lo que te molesta de tu soledad o con las personas  que te rodean ( amigos, familiares, compañeros de trabajo, etc.).  Las oportunidades se darán siempre.

Como ves en ambas situaciones tienes la oportunidad de aprender, empezar a conocerte y quererte un poco más.

Ahora me gustaría conocer tu opinión y también tu experiencia, cuál es tu estado y si eres feliz con lo que tienes. Espero tus comentarios debajo de este artículo.

 

Si quieres descubrir más sobre cómo hacer realidad tus sueños, mantente alerta porque pronto llegarán novedades importantes.

De momento puedes enviarme un correo a info@esperanzasanchez.com o seguirme por Facebook para estar al corriente de todos mis eventos.

Esperanza Sanchez Logo

La verdad sobre la soledad: es un auténtico regalo.

Es algo bastante habitual en las personas solteras, divorciadas o viudas, el anhelo por encontrar una pareja para ser felices. Y no se dan cuenta de que la soledad es un auténtico regalo y una oportunidad maravillosa para entender dónde empieza la felicidad.

Estar solo es lo mejor que te puede pasar, porque si  no sabes estar solo, tampoco sabrás vivir en pareja. De hecho, de ahí es de donde surgen muchos de los problemas en las parejas, pues la gente no sabe estar sola y construyen relaciones de dependencia en vez de relaciones de equilibrio y armonía donde cada uno tiene su espacio y su voz.

Si no sabes disfrutar de tu soledad, tampoco serás feliz con otra persona.

Por lo tanto, si estás solo, es el momento perfecto para empezar a conocerte mejor, conectar con tu interior, recuperar tus sueños y entregarte todo lo que deseas recibir de esa pareja ideal con la que sueñas.

Cómo empezar a disfrutar de mi soledadsoledad es un auténtico regalo

Cuando observas un amanecer, el placer te lo dan tus sentidos, no necesitas estar acompañado para disfrutar de esa experiencia.

El placer que perciben tus sentidos no cambia aunque estés solo, pero sí es cierto que tu mente puede fastidiar ese momento si te empeñas en pensar que tienes que estar acompañado para que ese momento sea hermoso.

Lo que te aporta el estar con otra persona  es el saber que alguien quiere compartir su tiempo contigo, y eso te hace sentir importante, querido y valioso.

Claro que a todos nos gusta sentir eso, pero  no podemos esperar que otros nos digan o nos demuestren que somos valiosos para sentir que lo somos.

Esa es una mala costumbre, tú eres valioso e importante aunque nadie te lo diga, y si no por qué ibas a tener el privilegio de estar vivo, de tener dos ojos que te permiten ver las maravillas del mundo, de tener dos manos que te permiten acariciar y sentir calor, o una boca que te permite expresar y besar.

Por lo tanto disfruta de lo que te ofrecen tus sentidos: un paseo, una comida, un amanecer o un buen baño, y no permitas que la creencia de que acompañado sería más hermoso, arruine esos momentos.

Qué debo aprender de mi soledad

Aquello que buscas en una pareja, aquello que esperas o deseas que otra persona te entregue, es lo que no te entregas a ti mismo, es aquello que crees que te falta y necesitas que otros te lo den para ser feliz. Y eso precisamente es lo que tienes que trabajar en ti.

Siempre buscamos  afuera lo que pensamos que no tenemos dentro.

soledad un autentico regaloPor lo tanto, pregúntate ¿qué buscas en una pareja? ¿qué te gustaría recibir del otro?

Lo que contestes es lo que crees que tú no tienes, seguramente porque en tu infancia no te lo dieron.

Tal vez seguridad, confianza, cariño, amor, comprensión, atención,…  sea lo que sea es lo que no te das a ti mismo. 

Si realmente deseas que alguien especial llegue a tu vida y te entregue todo eso, debes empezar por dártelo a ti mismo, porque es la única forma de atraer a alguien así a tu vida.

Nos dijeron que somos una media naranja que debe encontrar su otra mitad para completarse, pero no es así. La otra mitad es un reflejo de lo que crees que no tienes y que piensas que te falta, pero no es así, todo está en ti. Tú eres una naranja completa que no necesita nada externo para ser feliz.

Pero atención, si eres una naranja ácida, cuando tengas pareja, harás que el resultado, tu relación, el zumo,  esté ácido. Por eso, trabaja en ti, sé dulce contigo mismo para que después puedas entregar a tu pareja tu mejor esencia, lo mejor de ti, y que él o ella hago lo mismo contigo. 

Si te juzgas, si te faltas el respeto, si no te escuchas, si no te valoras, si no confías en ti, tal vez encuentres pareja, pero esas serán las características que esa persona te entregue.

Por lo tanto, recuerda que la soledad es la oportunidad perfecta para que te conozcas mejor, para que descubras qué crees que te falta y empieces a dártelo, de modo que cuando encuentres una pareja ésta te valore mientras tú defiendes tus opiniones abiertamente y vives una relación de igualdad y no de dependencia o sumisión.

Y repito la frase que tanto me gusta y que parece magia pero no lo es:

cuando tú cambias, el mundo a tu alrededor cambia. 

¿Quieres empezar a cambiar pero no sabes cómo ni por dónde? Pincha Aquí,  y lee los testimonios donde otras personas te cuentan cómo lo consiguieron. Después haz lo que te dicte el corazón. 

Si quieres descubrir más sobre cómo hacer realidad tus sueños, mantente alerta porque pronto llegarán novedades importantes.

De momento puedes enviarme un correo a info@esperanzasanchez.com o seguirme por Facebook para estar al corriente de todos mis eventos.

Esperanza Sanchez Logo

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.