5 razones poderosas para liberarte de la culpabilidad.

¿Has tenido alguna vez sentimientos de culpabilidad?

  • cuando mi hijo no me hace caso y le grito
  • cuando discuto con mi pareja y le digo cosas que realmente no siento
  • cuando miento a mi madre para que me deje tranquila o para que no se preocupe
  • cuando voy a una fiesta y no me apetece
  • cuando llego tarde al trabajo
  • cuando salgo pronto de mi trabajo y dejo un montón de tareas por hacer
  • cuando creo que debería hacer deporte y no lo hago
  • cuando me como un bizcocho en vez de una manzana
  • cuando pienso no y digo sí
  • etc… etc… etc…

Por supuesto que mi pregunta es retórica, pues todos sentimos la culpabilidad en nuestras vidas, me atrevería a decir que casi diariamente.

Sentirnos culpables parece una constante en nuestras vidas hasta el punto que se vuelve algo natural, aunque eso no significa que no nos haga sufrir y esté dañando nuestro ser, físico y mental.

A continuación te voy a compartir 5 razones poderosas que te ayudarán a entender muchas cosas, y te permitirán perdonarte y liberarte de la culpabilidad que sientes.

  1. La culpabilidad es el origen de todas las enfermedades.

La culpabilidad es la emoción más corrosiva que existe.

A raíz de la culpabilidad y el arrepentimiento que sentimos después de que suceda algo que juzgamos como imperdonable (porque hemos herido a alguien o porque no hemos sido coherentes con nosotros mismos), surgen una serie de pensamientos y emociones que contaminan nuestro organismo.

Las emociones negativas como el odio, el rencor, la tristeza, la rabia, el dolor, o la impotencia, que aparecen de la culpabilidad, literalmente están liberando químicos tóxicos en nuestro cerebro, que después se esparcen por todo el torrente sanguíneo y llegan a las células de todo nuestro cuerpo.

Este proceso va deteriorando poco a poco nuestra salud y como consecuencia desarrollamos innumerables enfermedades, tanto físicas como mentales: depresión, cáncer, insuficiencia renal, hernia, fibromialgia, etc.

  1. La culpabilidad como herramienta para manejar al otro.

    32e405a1-b959-4520-855e-c5ffb51bddd9
    32e405a1-b959-4520-855e-c5ffb51bddd9

Muchas veces actuamos, inconscientemente,  desde el victimismo para hacer sentir culpable al otro y conseguir nuestros objetivos.

Le comunicamos el dolor que nos han generados sus actos o sus palabras con la única intención de manipularlo.  Si conseguimos que el otro se sienta culpable, hará lo que nosotros queremos.

Tal vez esto te suene muy fuerte, y no te estés dando por aludido, pero ¿a caso no te encanta que la otra persona haga lo que tú quieres?, ¿o se comporte como tú crees que es lo correcto?

Nos escudamos en nuestras creencias, en lo que nosotros creemos que es lo correcto, la buena educación, lo que está bien y lo que está mal, e incluso creemos y decimos que lo hacemos por su bien, pero realmente sólo estamos satisfaciendo nuestro ego, el que nos dice que nosotros somos lo que tenemos la razón.

Eso, aunque no lo reconozcas, es una forma de manipular al otro.

  1. La culpabilidad que tú sientes la proyectas en el otro.

A menudo evadimos nuestra responsabilidad y lo que hacemos es proyectar en el otro nuestros sentimientos de culpabilidad . Es la ley del espejo que hemos visto en los artículos anteriores.

Si hay alguna situación en la que tú crees que la culpa es del otro, pregúntate, ¿qué tiene que ver eso contigo? ¿realmente crees que la culpa es del otro? ¿o sólo estás mirando hacia otro lado para no conectar con tus propias emociones (emociones que te harán sufrir)?

  1. Tu culpabilidad no es tuya, llevamos programas heredados.

Si ya has tomado conciencia de que eres tú quien se siente culpable por lo que ha hecho, dicho, pensado o dejado de hacer, tal vez te alivie saber que a menudo esos sentimientos de culpa no son tuyos, sino que son heredados.

La historia y sobre todo los secretos ocultos de nuestros antepasados: incestos, violaciones, asesinatos, maltratos, etc, es decir todo lo que vivieron nuestros padres, abuelos y bisabuelos, es algo que no desaparece. De algún modo todo lo que ellos sintieron se va traspasando de unas generaciones a otras a través del árbol transgeneracional.

Por lo tanto, podría haber emociones en tu vida como miedos, sentimiento de culpabilidad, deseos de protección, angustia, etc. que son los que sintieron tus antepasados y tú ahora tienes la oportunidad de sanarlos.

  1. La culpabilidad como pecado original.

Si nos remontamos más atrás en la historia de la humanidad, podemos descubrir que la culpabilidad nos acompaña como un estigma durante toda nuestra vida y su origen es religioso.  

Para el cristianismo todos nacemos pecadores y por eso tenemos que bautizarnos, para limpiar nuestra culpa, porque somos hijos herederos del pecado universal, cuando Adán y Eva fueron expulsados del Edén.

Por lo tanto la culpabilidad está en lo que se llama el inconsciente colectivo, que sería algo así como las creencias de la cultura, la religión y la sociedad en la que vivimos.

Espero que entender todo esto te ayude a ver tu realidad de otra forma, y si quieres liberarte de la culpabilidad mi consejo es que trabajes con tu árbol y que no juzgues.

No hay cosas buenas ni malas, es la vida. Sólo permítete vivir la experiencia y perdonar, a ti y a los demás. Porque todo pasa por alguna razón, aunque ahora no seas capaz de verlo.

Confía y fluye.

Ya sabes que puedes contar conmigo para lo que necesites, si te quedan dudas déjame tus comentarios, y si deseas sanar y liberar pincha Aquí y me pondré en contacto contigo para concertar una cita.

Si te gustó y te sirvió alguna de las ideas que te he contado, pincha “me gusta” y comparte, no seas egoísta jeje,  estoy segura de que esta información puede cambiar vidas.

 

Si quieres descubrir más sobre cómo hacer realidad tus sueños, mantente alerta porque pronto llegarán novedades importantes.

De momento puedes enviarme un correo a info@esperanzasanchez.com o seguirme por Facebook para estar al corriente de todos mis eventos.

Esperanza Sanchez Logo

 

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.