Emprender no requiere Valentía ni Coraje

 

Si el sueño de tu vida es ser Madre Emprendedora pero AÚN NO HAS TOMADO ACCION… este mensaje es para ti.

Especial para las madres emprendedoras que incluso no se consideran madres emprendedoras porque no han empezado,  no han dado el paso porque no saben a qué dedicarse o si lo saben no tienen claro por dónde empezar.

Si tú eres una de ellas probablemente te mantienes en la parálisis en la frustración porque sientes que la vida pasa, el tiempo vuela y tú estás sin hacer nada, sin dedicarte a lo que te apasiona y sin darle salida a tu talento.

Eso te hace sentir frustrada y con esa sensación de arrepentimiento y de decepción sobre ti misma.

Si esto te resuena déjame un comentario y comparte lo que piensas y lo que sientes.

Cuando te sucede esto hay una parte de ti que piensa que necesita ser valiente o tener coraje para dar el salto y esto es lo que aterra realmente.

Interiormente nos damos cuenta de que ni somos valientes ni tenemos coraje, y de alguna forma no consciente

lo vamos postergando, nos vamos desenfocando de eso que realmente queremos, lo vamos dejando pasar, un día, otro y al final nunca damos el paso.

Nos aparecen un montón de razones que nos sustentan como … “no tengo tiempo”, “no tengo el dinero que creo que necesito” o simplemente “no tengo claridad de qué es lo que quiero hacer… entonces no me voy a lanzar a ciegas… ¿no?

Pero ante esa creencia de que tengo que ser valiente, de que tengo que ponerme en marcha, de que los miedos hay que enfrentarlos…

…yo te diría que NO.

¡Nada más lejos de la realidad!

No necesitas coraje ni valentía para emprender.

¿Por qué?

Durante toda nuestra vida hemos tenido una educación que

nos ha limitado que no nos ha potenciado el mostrar lo que somos realmente, sino al contrario…

…nos han juzgado, nos han criticado, nos han rechazado, nos han obligado a hacer las cosas que no queríamos.

Todas esas situaciones que pasaron me condicionan, empiezo a creer que “no soy capaz, que no soy

valioso, que no soy suficiente, que soy tímida, o poco

valiosa, o soy lenta.

Todo eso me hace creer que para emprender necesito valentía y coraje.

Y empezar a decirme y a recordarme que “sí que soy valiosa” y empezar a tomar acción.

Eso es lo que nos han enseñado y como actúa la mayoría de las personas, sin embargo, es un grave error porque lo que estamos haciendo es dejando de lado un punto importante.

El “no creerte capaz” no es real, es una creencia limitante que ha surgido de tus heridas del pasado.

Si crees que la valentía lo arregla todo, estás perdiéndote una gran oportunidad para conocerte, y lo peor es que cada vez que llegue a tu vida una situación difícil volverás a sentir que no eres capaz.

Si trabajas las creencias que te paralizan y te limitan; la parte emocional, los miedos, las heridas y los bloqueos… tu seguridad y tu confianza van a brotar de forma natural desde tu interior sin que tengas que hacer un esfuerzo.

Entonces por qué no empezar por ahí, por tu SER, de forma que tu potencial  se restablezca de forma natural y puedas hacer lo que deseas sin tanto esfuerzo y sacrificio.

Si estás interesada en seguir aprendiendo sobre estos temas dale “me gusta” a este artículo y compártelo ya que hay muchas madres emprendedoras que necesitan esta información como el agua.

Queremos que la mujer emprenda, que haga eso que le gusta y que lo disfrute, sobre todo, que no sea una carga más, una presión, pues ya tiene bastantes.

Me encantaría que me dejaras un comentario con lo que tú piensas y en qué situación te encuentras.

Sígueme en mi Fanpage https://www.facebook.com/esperanzasanchezmentora

o apúntate a mi masterclass “3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos” en https://www.esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

Así podrás estar informada de todo lo que hagamos para ayudarte a dar el paso y vivir de lo que te apasiona.

Porque recuerda… Emprender no requiere Valentía ni Coraje.

El éxito de tu proyecto empieza trabajando en ti.

Hoy tengo un mensaje muy especial para las madres emprendedoras que tal vez no se consideran madres emprendedoras porque no han dado el paso, pues están todavía en la incertidumbre, no saben qué hacer, a que dedicarse o cómo hacerlo.

Si eres una de ellas, para empezar quiero compartir contigo una metáfora muy interesante que seguramente ya conoces.

La historia del bambú, es una planta que durante siete años, después de haber puesto la semilla en la tierra, no crece y parece que se haya secado porque no hay resultados, no hay crecimiento y si uno no lo supiera podría rendirse, porque siete años esperando que salga algo desespera.

Sin embargo, al cabo de siete años en tan solo treinta días puede llegar a medir hasta TREINTA METROS!! Woww imagínate!!  ¿qué es lo que ha pasado?…

Que ha habido todo un trabajo debajo de tierra de preparación, de fortalecimiento para que después todo eso pueda salir hacia arriba.

Pues ese mismo trabajo es el que nosotras tenemos que hacer para poder brillar y poder mostrar todo lo que somos.

¿Qué sucede? que durante toda nuestra vida hemos estado teniendo una educación que nos ha limitado, que no nos ha potenciado el mostrar lo que somos realmente y ahora tenemos que empezar por ahí, por el SER.

Muchas veces empezamos haciendo muchas cosas para tener un negocio grande y rentable, y tener dinero, hasta que nos damos cuenta de que no funciona.

¿Qué está pasando?

Que no hemos empezado por la raíz, por el SER.

Además… cuando hablo de trabajar en la base se rompe un paradigma y es que para emprender no hay que arriesgarse, no tienes que dejar tu trabajo, no tienes que tirarte a la piscina sin saber nadar, ni necesitas valentía ni coraje, no.

Eso sucede cuando vamos directamente a ponernos en acción, en cambio trabajar en la base significa que vamos a empezar a mirarnos por dentro y eso lo podemos hacer si tenemos otro trabajo, si apenas tenemos tiempo o si nos falta constancia

Mi propuesta es que vayamos avanzando juntas no desde empujarte, ni de impulsarte a qué venzas tus miedos a la fuerza, no, al contrario es un camino donde tú vas a marcar el ritmo.

Tú vas a escucharte y sobre todo vas a conocerte para que puedas crecer a tu ritmo sobre todo con la tranquilidad y la seguridad de que estás haciendo lo que te pide tu interior, tu SER.

Para mí… Ayudar a las Madres Emprendedoras, incluso a aquellas que aún NO han dado el paso, es influir en todo el planeta, por eso dale “me gusta” y comparte este post.

Sígueme en mi Fanpage https://www.facebook.com/esperanzasanchezmentora

o apúntate a mi masterclass “3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos” en https://www.esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

Y recuerda… el éxito de tu proyecto empieza trabajando en ti.

Oda a la Madre Emprendedora “quiero pero no puedo”.

Soy una madre emprendedora y… emprendo para  volar pero no despego.

Emprendo para ser libre pero me siento perdida y confusa.

Emprendo para sentirme útil, capaz, feliz y realizada, pero me siento estancada, frustrada, perdida y enojada.

Emprendo para hacer algo por y para mí pero me saturan las responsabilidades y no sé decir NO.

Emprendo para ayudar a los demás y  dejar mi huella en el mundo, pero me siento un bicho raro y no dejo de compararme y pensar siempre que los demás son mejores.

Emprendo para brillar y compartir lo que sé, pero me siento pequeña, tengo miedo al qué dirán y que no valoren lo que ofrezco.

Emprendo para influir y ser un buen ejemplo  pero no sé por dónde empezar, ni si lo que hago estará bien.

Emprendo para ser dueña de mi tiempo pero en mis prioridades siempre hay otras personas o cosas antes que yo.

Emprendo para vivir haciendo lo que me gusta, pero siento que no sirvo para llevar adelante un emprendimiento y hacerlo rentable.

Emprendo para sentirme útil y aportar a la economía familiar, pero me cuesta hacer clientes,  hablar de mi proyecto, ponerle precio y trasmitir todos los beneficios de mi producto.  

Emprendo porque necesito saber que puedo y sentirme realizada, pero me siento insegura y  me hundo cuando no confían en mí o me dicen que pierdo el tiempo.

Emprendo para  trabajar desde casa, encargarme de la crianza de mis hijos y no dejarlos con nadie, pero no logro organizarme ni priorizar como que debería, al final paso el día enfadada, desbordada y agotada.

Emprendo para no depender  de nadie, sentirme libre y poder gastar sin culpa,  pero me hundo cuando me esfuerzo muchísimo y los resultados no llegan.

Emprendo para que no me manden, pero me muero de miedo cuando me encuentro sola y tengo que tomar decisiones.

Emprendo para vivir y  ya no más sobrevivir, pero la negatividad que ronda mi cabeza me cansa y me enferma.

Emprendo para demostrarme y demostrar al mundo que sí puedo pero siempre dudo si lo estaré haciendo bien y si debería continuar o mejor renunciar y buscar un trabajo seguro.

Emprendo para dar forma a mis ideas pero empiezo mil y dejo mil y una.

Emprendo para compartir mis talentos pero tengo miedo a equivocarme, al qué dirán y a exponerme.

Emprendo para disfrutar mientras trabajo pero encuentro demasiadas tareas que me dan miedo o no sé hacer.

Emprendo para crecer, compartir y trabajar en equipo, pero me cuesta delegar y no llego a todo.

Emprendo para levantarme con ilusión pero escucho los comentarios que vienen de fuera y me hundo.

Esta es la historia de muchas madres emprendedoras (también fue la mía hace un tiempo) que se levantan cada mañana con ganas de comerse el mundo pero viviendo una realidad muy diferente a lo que habían imaginado.

Buscan información y orientación, pero terminan saturadas y confundidas, sin saber si deben continuar o renunciar, porque persistir cuando estás sola y no sabes si vas por buen camino es realmente complicado.

Si tú eres una de estas mujeres, que quiere volar pero no despega, si tienes dudas al respecto y sientes que por aquí están los retos que tienes como madre emprendedora…

Apúntate a mi masterclass “3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos” en https://www.esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

En esta masterclass vas a descubrir
-Qué te impide arrancar o empaquetar tus conocimientos para poder vivir de lo que te apasiona.
-Qué hace que seas capaz de promocionar a otros pero te cuesta hablar de ti y de tus productos y servicios.
-Por qué trabajas mucho pero no logras los clientes y los resultados que necesitas.

Sinceramente creo que hacen falta más madres en el mundo que puedan ganarse la vida trabajando en lo que les apasiona y lo que mejor saben hacer, porque cuando lo hacen se convierten en un faro que ilumina la vida de sus hijos y de todos los que las rodean.

Si tú eres una de ellas, tienes derecho, pero también la responsabilidad contigo misma y con el mundo, de vivir tu sueño.

Y ya sabes para que puedas llegar muuuuy lejos, camina siempre acompañada.

Adelante, apúntate a esta masterclass, es la oportunidad perfecta para descubrir qué te detiene, cómo avanzar con tu proyecto y empezar a brillar.

Además si también deseas conocer y compartir tus experiencias y aprendizajes con otras madres que se sienten igual que tú, pide acceso a nuestro grupo privado de Facebook “Madre Emprendedora Libre y Feliz”.

Te veo dentro.

Ah y recuerda compartir y darle “me gusta” a este artículo para que podamos ayudar a muchas madres que se sienten solas y perdidas.

Gracias de mi parte y de parte de ellas.

 

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.