Creencias limitantes que definieron mi pasado, no mi futuro.

Las creencias limitantes son todas esas creencias que te mantienen en esa situación que no te gusta. Hoy puedes empezar a detectarlas y cambiarlas para que no definan tu futuro. 

Esta mañana, mientras pensaba cómo escribir este artículo, he recibido la noticia de que pronto vendrá a mi ciudad un conferenciante que sigo desde hace más de dos años  y al cuál admiro muchísimo.

Gracias a sus enseñanzas, aprendí a ver la vida de otra manera y pude transformar un drama en una bendición.

Con estos datos pensarás que mi decisión es la de ir a verlo, además con los ojos cerrados, ¿verdad? Pues sí, ese ha sido mi pensamiento hasta que he visto el precio, jajaja.

En ese preciso instante, todo ha cambiado, y lo que es un sueño para mi, de repente he estado a punto de dejarlo pasar por culpa de algunas viejas creencias limitantes sobre el dinero.

Pero quiero mostrarte el proceso completo, porque normalmente así es como renunciamos a nuestros sueños, tanto los cotidianos como los grandes, sin apenas darnos cuenta. Y después nos preguntamos, ¿por qué no soy feliz?

Pues bien, te cuento…lo que crees, creas. esperanza sanchez

Primero llega la noticia, y en función de la información que tengas, puede ser que descartes tu sueño a la primera o después de conocer algunos detalles.

En mi caso, la primera reacción ha sido:¡¡qué bien!! No me lo pierdo por nada del mundo-. Pero al conocer el precio, otro pensamiento ha venido a mi mente: -“uff, qué caro, no puedo ir”.

Jajaja, curioso, ¿verdad? 

La pregunta es ¿Qué ha pasado en mi mente para que se produzca ese cambio tan brusco y tan rápido, sin que yo haya tenido tiempo de estudiar o analizar la situación en profundidad?

Con cada dato de información que entra en el cerebro, la mente revisa todo el bagaje de creencias y emite un pensamiento, una emoción y una decisión.

Cuando la información que llega está alineada con tus deseos, con lo que crees merecer y con lo que crees que eres capaz de conseguir, todo va bien.

Pero cuando alguno de los datos choca con tus creencias limitantes de que conlleva riesgo, no merecimiento o dificultad para conseguirlo, entonces, la mente que siempre busca protegerte del sufrimiento, enciende la luz de alarma, echa el freno y te paraliza. creencias limitantes esperanza sanchez

Analizando mi caso, las creencias con respecto al evento son: “me gusta, está cerca, es posible, me puedo organizar para ir”.  De ahí nace un pensamiento: “síiii quiero ir”,  una emoción: placer y alegría, y una decisión: “sí voy”.

Pero cuando llega la información del precio, mi mente vuelve a revisar mis creencias, en esta ocasión creencias limitantes, y encuentra: “el dinero no cae de los árboles”, “el dinero se va como el agua” …  y entonces la mente emite otro pensamiento: “es muy caro, no puedo gastar tanto dinero”, una emoción: “resignación y tristeza” y una decisión: “no voy”.  

Resultado: oportunidad perdida.

Datos importantes a tener en cuenta:

Tu mente es:

  • literal
  • no analiza
  • y no tiene sentido del humor.

Esto significa que todo lo que tú piensas o dices se convierte en una orden para tu cerebro.

¿Entiendes ahora el peligro de tus creencias limitantes y cómo éstas construyen tu vida sin que tú seas consciente de ello?  

Por eso, si crees que algo es imposible, lo será. Si dices “qué difícil es” así será. Y si dices “no puedo” no podrás, aunque lo digas en broma. 

¿Cómo coger las riendas?

Si quieres ser el capitán de tu destino, crear la realidad que tú deseas y no dejar que tus creencias limitantes heredadas tomen el mando:

  1. Permanece muy atento a tus procesos mentales, de modo que puedas hacer los cambios que consideres oportunos. 
  2. No vivas en automático. Al menos date el tiempo para reflexionar sobre tus creencias limitantes y buscar alternativas. 
  3. Observa y anota cuáles son tus creencias, tus pensamientos y tus palabras, y elimina o cambia todas aquellas que limitan tu potencial.
  4. Cambia juicios por preguntas:

No digas nunca más: “no tengo dinero” o “es muy caro” sino más bien “¿cómo puedo conseguir más dinero?, ¿qué puedo hacer para generar más ingresos?”. Por cierto, éste es el cambio que yo he aplicado a mis creencias limitantes para poder asistir al evento.

Nunca digas: “no puedo”, más bien pregúntate “¿qué puedo hacer?”.

No digas: “soy un desordenado” sino “¿cómo puedo ser más ordenado?”.

No digas “es imposible”, más bien pregúntate “¿qué podría hacer para conseguirlo?”

Lo más importante para tener el control es ser consciente en cada momento de lo que piensas, lo que sientes y por qué actúas como actúas.

Auto-descubrirte y auto-conocerte cada día para convertirte en la mejor versión de ti mismo, de modo que puedas construir la vida que tú deseas y no la que tus creencias limitantes crearían por inercia. Y si prefieres hacerlo acompañada pincha Aquí

Si mis palabras o mi experiencia te han aportado algo valioso, dale “me gusta” y compártelo con tus amigos.

Que tengas un bonito día y recuerda:

Tus creencias limitantes definieron tu pasado, no dejes que definan tu futuro.

Si quieres descubrir más sobre cómo hacer realidad tus sueños, mantente alerta porque pronto llegarán novedades importantes.

De momento puedes enviarme un correo a info@esperanzasanchez.com o seguirme por Facebook para estar al corriente de todos mis eventos.

Esperanza Sanchez Logo

Imposible de lograr o imposible de cambiar.

¿Crees que hay algo imposible de lograr en tu vida? o ¿tal vez tu imposible es cambiar esa creencia?

Seguramente muchas veces has escuchado eso de que tus creencias son las que crean tu realidad, es decir, que si crees que algo es imposible de lograr, así será.

Y es cierto, pero déjame decirte que en este momento, lo importante no es lo que crees, sino qué tan consciente eres de tus creencias y qué tan dispuesto estás a cambiarlas si lo que ves no te hace feliz.

En respuesta al artículo “Imposible será hasta que yo lo decida”, alguien me dijo: “Muy buen artículo Esperanza, aunque hay cosas que no comparto, por ejemplo…

…en mi vida hay muchas situaciones que me frustran pero no puedo cambiarlas porque no dependen de mi, y creo que no basta con cambiar mi perspectiva. Además, te puedo decir que en mi caso, hay sueños que literalmente sí son algo imposible de lograr”.

Lo triste de estas palabras no es sólo la situación de impotencia que pueda estar viviendo alguien que piensa así, que por cierto todavía son demasiadas personas, sino las consecuencias y los resultados que obtienen en su vida al defender estas creencias.

Sé que es lo que nos han enseñado y lo que hemos aprendido con nuestra experiencia, pero es momento de empezar a cambiar y romper con muchos de los viejos paradigmas que hemos heredado, porque de ellos depende nuestro futuro y nuestra felicidad.

Si pienso que soy una víctima de las circunstancias, que todo es cuestión de buena o mala suerte, y que mi felicidad no depende de mi, poco puedo hacer para cambiar las cosas. Y hasta que no sea consciente de que todo el poder está dentro de mi, seré un muñeco de trapo, manejado por otros.

De todas formas…

Es cierto que no todo en la vida depende de uno mismo, por ejemplo si llueve o truena, no tiene nada que ver conmigo y tampoco puedo hacer nada para evitarlo.

Pero lo que sí depende de mi es la forma como yo vivo, interpreto y siento ese suceso. 

Por ejemplo, si tengo planes para hacer un pic-nic en el campo con mis amigos y al amanecer veo que está lloviendo, puedo empezar a quejarme y a maldecir mi mala suerte, o puedo elegir pasármelo bien con mis amigos viendo una peli en casa, o incluso disfrutar yo solo de un buen libro junto a la chimenea.

Y ese es el mayor poder que tiene el ser humano: el poder de la elección. Porque en definitiva será el que te conecte con la felicidad que tanto deseas y buscas. 

Por lo tanto, incluso esas cosas que no dependen de ti, no deberían convertirse en una excusa para creer que tu sueño es imposible de lograr.

Si tú ya has tomado una decisión y quieres hacer cambios en tu vida, pero no sabes por dónde empezar, pincha Aquí y apúntate al Curso Gratis “Yo Tengo un Sueño”que he creado para ayudarte a ti y a esas mujeres que

  • saben que son capaces pero no consiguen avanzar porque algo en su interior las bloquea.
  • Mujeres con grandes logros y reconocimientos externos pero que en su interior se sienten estafadoras porque no sienten ese valor que los demás ven en ellas.
  • O incluso mujeres que, con logros o sin logros, simplemente quieren hacer cambios en sus vidas para empezar a sentirse orgullosas y valiosas.

Por eso he creado un Curso Gratis, síiii, totalmente GRATIS llamado “Yo Tengo un Sueño” donde , en 4 sencillos y divertidos vídeos, descubrirás:

  • los 7 errores que seguro ya estás cometiendo y que te llevarán directo al fracaso si no los identificas ahora mismo.
  • Además descubrirás cómo convertir la mente en tu mejor aliada para que te ayude a lograr las metas u objetivos que se te están resistiendo.
  • Y además te llevarás una herramienta muy hermosa y práctica llamada “La Rueda de la Speranza” que te permitirá recuperar, de forma guiada y en 8 simples pasos, la motivación y el enfoque que necesitas para lograr tus objetivos día a día.

Apúntate AHORA mismo  “Curso Gratis YO TENGO UN SUEÑO” y empieza a derribar todos los imposibles de tu vida.

Nos vemos dentro.

Con respecto a los sueños imposibles, mira lo que te cuento en este artículo: Nada es imposible -Utopía o Realidad. 

Ahora te toca a ti: déjame tus comentarios y dime si tienes algún sueño que consideras que es imposible de lograr, o crees que lo imposible es desprenderte de tus creencias.

También dale a “me gusta” y comparte este artículo con tus amigos. Seguro que más de uno te lo va a agradecer.  Y yo también 😉

Que tengas un bonito día y recuerda:

“No hay mayor locura que poder y no querer.”

Si quieres descubrir más sobre cómo hacer realidad tus sueños, mantente alerta porque pronto llegarán novedades importantes.

De momento puedes enviarme un correo a info@esperanzasanchez.com o seguirme por Facebook para estar al corriente de todos mis eventos.

Esperanza Sanchez Logo

 

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.