Emprender no requiere Valentía ni Coraje

 

Si el sueño de tu vida es ser Madre Emprendedora pero AÚN NO HAS TOMADO ACCION… este mensaje es para ti.

Especial para las madres emprendedoras que incluso no se consideran madres emprendedoras porque no han empezado,  no han dado el paso porque no saben a qué dedicarse o si lo saben no tienen claro por dónde empezar.

Si tú eres una de ellas probablemente te mantienes en la parálisis en la frustración porque sientes que la vida pasa, el tiempo vuela y tú estás sin hacer nada, sin dedicarte a lo que te apasiona y sin darle salida a tu talento.

Eso te hace sentir frustrada y con esa sensación de arrepentimiento y de decepción sobre ti misma.

Si esto te resuena déjame un comentario y comparte lo que piensas y lo que sientes.

Cuando te sucede esto hay una parte de ti que piensa que necesita ser valiente o tener coraje para dar el salto y esto es lo que aterra realmente.

Interiormente nos damos cuenta de que ni somos valientes ni tenemos coraje, y de alguna forma no consciente

lo vamos postergando, nos vamos desenfocando de eso que realmente queremos, lo vamos dejando pasar, un día, otro y al final nunca damos el paso.

Nos aparecen un montón de razones que nos sustentan como … “no tengo tiempo”, “no tengo el dinero que creo que necesito” o simplemente “no tengo claridad de qué es lo que quiero hacer… entonces no me voy a lanzar a ciegas… ¿no?

Pero ante esa creencia de que tengo que ser valiente, de que tengo que ponerme en marcha, de que los miedos hay que enfrentarlos…

…yo te diría que NO.

¡Nada más lejos de la realidad!

No necesitas coraje ni valentía para emprender.

¿Por qué?

Durante toda nuestra vida hemos tenido una educación que

nos ha limitado que no nos ha potenciado el mostrar lo que somos realmente, sino al contrario…

…nos han juzgado, nos han criticado, nos han rechazado, nos han obligado a hacer las cosas que no queríamos.

Todas esas situaciones que pasaron me condicionan, empiezo a creer que “no soy capaz, que no soy

valioso, que no soy suficiente, que soy tímida, o poco

valiosa, o soy lenta.

Todo eso me hace creer que para emprender necesito valentía y coraje.

Y empezar a decirme y a recordarme que “sí que soy valiosa” y empezar a tomar acción.

Eso es lo que nos han enseñado y como actúa la mayoría de las personas, sin embargo, es un grave error porque lo que estamos haciendo es dejando de lado un punto importante.

El “no creerte capaz” no es real, es una creencia limitante que ha surgido de tus heridas del pasado.

Si crees que la valentía lo arregla todo, estás perdiéndote una gran oportunidad para conocerte, y lo peor es que cada vez que llegue a tu vida una situación difícil volverás a sentir que no eres capaz.

Si trabajas las creencias que te paralizan y te limitan; la parte emocional, los miedos, las heridas y los bloqueos… tu seguridad y tu confianza van a brotar de forma natural desde tu interior sin que tengas que hacer un esfuerzo.

Entonces por qué no empezar por ahí, por tu SER, de forma que tu potencial  se restablezca de forma natural y puedas hacer lo que deseas sin tanto esfuerzo y sacrificio.

Si estás interesada en seguir aprendiendo sobre estos temas dale “me gusta” a este artículo y compártelo ya que hay muchas madres emprendedoras que necesitan esta información como el agua.

Queremos que la mujer emprenda, que haga eso que le gusta y que lo disfrute, sobre todo, que no sea una carga más, una presión, pues ya tiene bastantes.

Me encantaría que me dejaras un comentario con lo que tú piensas y en qué situación te encuentras.

Sígueme en mi Fanpage https://www.facebook.com/esperanzasanchezmentora

o apúntate a mi masterclass “3 Obstáculos que te impiden vivir de lo que te apasiona y cómo vencerlos” en https://www.esperanzasanchez.com/masterclass-registro/

Así podrás estar informada de todo lo que hagamos para ayudarte a dar el paso y vivir de lo que te apasiona.

Porque recuerda… Emprender no requiere Valentía ni Coraje.

¿Crees que Necesitas más Tiempo Madre Emprendedora?-2ª parte

¡¡¡¿Cómo iba a lograr en un día lo que no había conseguido en 10?!!!!

Pues lo logré. No sé cómo, pero lo logré….

Si no sabes de qué hablo… pincha aquí para conocer el principio de esta historia

O mejor dicho, sí sé cómo… la presión externa y “miedo al qué dirán de mí si no lo cumplo”, me reactivó.

Ese día aprendí muchas cosas que te iré contando en el camino, pero sobre todo me di cuenta que ni el tiempo ni las obligaciones tenían la culpa, todo estaba en mi.

Y no se trataba de mala planificación, o que mi mente estuviera saturada por no descansar o no desconectar. No. Tenía más que ver con mi propia exigencia en cuanto a cómo sentía que debía hacer las cosas, el no valorar mis esfuerzos, el sentir que nunca era suficiente, etc, etc, etc.

Sólo cuando me di cuenta, fue que empecé a trabajar en mi para cambiar el orden de las cosas. Dejé de enfocarme en qué HACER para TENER más tiempo y SER más feliz.

Y empecé a trabajar e invertir en mi SER, para poder sentirme suficiente y valiosa tanto como para dedicarme tiempo  a mí y a mi proyecto sin sentirme culpable o sentir que estaba abandonando a mis hijos u a otras tareas.

Sólo así pude empezar a HACER cosas sin tanto esfuerzo y sacrificio y finalmente TENER orden y tranquilidad.

Ahora te pregunto… ¿Crees que esto tiene sentido para ti? ¿Crees que trabajar en ti para recuperar la confianza te ayudaría a organizarte mejor, ser más productiva y sobre todo cumplir con tus planes sin sabotearte ni dejarte en último lugar?

Si tu respuesta es sí… y sabes que ha llegado el momento de trabajar en ti, invirtiendo tiempo y dinero… Te ofrezco una sesión de diagnóstico de 30 minutos gratis.

Cada mes trabajo sólo con 5 mujeres de forma individual para ayudarlas a que su proyecto despegue, trabajando tanto en el ser, como el hacer y el tener.

Pero te adelanto que Sólo trabajo con mujeres decididas y comprometidas, que tienen clarísimo que quieren un cambio en su vida, y que tal vez no conocen el camino pero están dispuestas a tomar acción y dejarse guiar.

Porque es muy fácil quejarse y no hacer nada, y te lo digo por propia experiencia, pero eso no cambia las cosas, sólo aumenta tu nivel de frustración.

Así es que si quieres que alguien te acompañe y te impulse, PINCHA AQUÍ y responde a unas preguntas para ver si cumples el perfil de las personas con las que me gusta trabajar. 

Si eres una de las 5 seleccionadas te avisaremos por correo.

P.D. Por favor rellena sólo el cuestionario si estás realmente comprometida con tu emprendimiento y estás dispuesta a dedicar tiempo y dinero para lograr lo que deseas.

P.D. Igualmente, si eliges no trabajar con Esperanza, cuéntanos cuál va a ser tu ACCIÓN en el día de HOY para convertir tus quejas en resultados.

Dime… ¿Cómo vas a ponerte en pie y tomar acción?

 

¿Crees que Necesitas más Tiempo Madre Emprendedora? – 1ª parte

¿Qué harías si tuvieras 1 semana para ti sola… sin obligaciones? Solos tú y tu emprendimiento.

Wowwww… ¡¡Maravillas!!  ¿verdad?? jajaja

A menudo imaginamos que si tuviéramos más tiempo o menos responsabilidades avanzaríamos sin problema con nuestro emprendimiento, y descansaríamos o nos divertiríamos más.

La pregunta es ¿Por qué crees que tienes que esperar a tener una semana completa para empezar a hacer las cosas que tanto deseas? ¿Crees que podrías empezar con una hora al día o a la semana SÓLO para ti?

Te lo pregunto para que te lo propongas y si no consigues hacerlo al menos durante un mes, reflexiones y observes qué te lo impide, pues sólo cuando eres consciente de lo que te sucede puedes empezar a trabajar para cambiarlo.

La ceguera o la inconsciencia te mantiene en piloto automático haciendo cosas que no quieres pero ni sabes por qué ni cómo cambiar, y eso es realmente peligroso y frustrante. 

Ahora, si me lo permites, te voy a contar mi experiencia por si te resuena y crees que es lo mismo que te puede estar pasando a ti.

Esta mujer a la que estás leyendo en este momento (una servidora, jaja) era de las que siempre se quejaba por tener poco tiempo y demasiadas responsabilidades.

Cuando estaba casada… por los niños, la casa, el marido, el trabajo, los compromisos, etc.

Cuando me divorcié… porque entonces estaba sola ante el peligro, sola para sacar adelante mi casa y levantar un negocio desde cero (o mejor dicho desde -30).

En fin, que nunca me faltaron razones para vivir estresada y sin tiempo para mi y mis cosas.

Intentaba organizarme y planificar una y otra vez pero al poco tiempo todo volvía al mismo caos.

Además me consideraba lenta, desordenada, cero productiva, era de las que lo dejaba todo para el último día (sin querer pero sin poder evitarlo), siempre corriendo y con la sensación de llegar tarde a todo, sólo rendía bajo presión, dispersa, cuando cogía un libro tenía que releer los párrafos 4 y 5 veces porque no me enteraba de lo que leía, indecisa, espesa, etc, etc, etc.

Todo eso lo compensaba trabajando muuuuuchas horas.

En cierta ocasión tenía 15 días por delante para mi sola, yo y mi emprendimiento, wowww, el sueño de toda madre emprendedora, ¿verdad? jajaja.

Te puedes imaginar todas las expectativas que creé de toooodo lo que iba a hacer y de cómo iba a aprovechar el tiempo para avanzar en mi proyecto, además de descansar y disfrutar.

Pues mi gozo en un pozo.

Al cabo de 10 días, estaba peor que al principio, el tiempo se me escapaba de las manos sin poder evitarlo. Me sentía espesa, bloqueada y agobiada.

Empezaba una tarea y cada vez que la repasaba cambiaba algo, venían ideas nuevas a mi mente y le daba la vuelta, o de pronto nada de lo hecho me gustaba y volvía a empezar.

Por supuesto, con ese ritmo de cero productividad, la culpa no me dejaba salir ni a tomar el aire, me acostaba a las mil y comía delante del ordenador.

Así me tiré más de una semana, de modo que cuando llegó el día 11, desesperada y muy enfadada conmigo misma por haber perdido el tiempo de esa manera, pedí cita con mi coach, quien me puso las pilas y un ultimátum: –“tienes 24 horas para terminar la tarea que te pusiste hace 10 días”.

¡¡¡ Un día !!! IMPOSIBLE.

¿ Cómo iba a lograr en un día lo que no había conseguido en 10?

… pincha aquí para seguir leyendo.

¡Ya casi estás!

75%

Déjame tu mejor email para poder darte acceso al entrenamiento ahora mismo

Tu dirección será usada por Esperanza Sánchez para enviarte publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign, ubicada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield. Siempre podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a info@esperanzasanchez.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en la Política de Privacidad.